BREVE RESEÑA HISTÓRICA ¡Dulce comienzo! El     Movimiento     Cooperativo     Indígena     de     la     Sierra Nororiental   de   Puebla   se   inició   en   1977   y   se   formalizó   en   1980 con   la   constitución   de   la   Cooperativa   “Tosepan   Titataniske”   (Unidos   Venceremos,   en   náhuat).   Los   socios   fundadores   se propusieron   encontrar   solución   al   problema   de   la   carestía   de los   productos   básicos   para   la   alimentación   de   las   familias,   ya que   en   aquellos   tiempos   era   la   demanda   más   sentida   por   toda la población. Se   puede   decir   que   los   fundadores   tuvieron   un   “dulce comienzo”,    pues   la   primera   actividad   que   emprendieron   fue   la de   adquirir   el   azúcar   a   un   precio   más   bajo.   En   aquellos   años   el kilogramo    fluctuaba    entre    los    $10.00    y    los    $12.00    en    el comercio   particular,   mientras   que   el   precio   oficial   era   de   $2.15. Con   aportaciones   de   CINCUENTA   Y   CIEN   PESOS   los   socios de   las   primeras   cinco   comunidades   lograron   juntar   un   capital suficiente   para   comprar   hasta   20   toneladas   de   azúcar   cada mes y distribuírsela a $3.00 en sus propias comunidades. Esta   primera   lucha   no   fue   fácil,   pero   con   los   resultados obtenidos    los    socios        “nos    dimos    cuenta    que    juntos podíamos   hacer   cosas   y   que   si   nos   manteníamos   unidos, seríamos    fuertes”     (palabras    de    don    Luis    Márquez    Tirado, socio fundador). Desde     entonces     se     ha     considerado     al     movimiento cooperativo    como    el    medio    más    adecuado    para    mejorar    la calidad   de   vida   de   las   familias   y,   en   los   últimos   años,   se   ha reforzado   la   idea   de   que   a   través   de   él   se   puede   alcanzar      la vida buena.

Ya podemos comprar más barato, pero ¿Cómo hacerle

para vender lo que producimos... sin caer en la ley del

garabato?

 

Tiempo     después,     este     movimiento     se     fortaleció     al emprender   una   nueva   actividad:   conseguir   los   mejores   precios para     sus     socios     a     través     del     acopio,     procesamiento     y comercialización   de   los   productos   que   generan   más   ingresos en   la   zona   como   son   el   café,   la   pimienta   y   la   miel   virgen.   Con la   intención   de   revalorar   el   agro-ecosistema   cafetalero   que   se ha   mantenido   a   lo   largo   de   los   años   y   con   el   interés   de   generar las   condiciones   que   permitan   avanzar   hacia   una   agricultura   de calidad,    amigable    con    la    naturaleza,    saludable    para    los consumidores,   económicamente   rentable   y   socialmente   justa,     la   Cooperativa   ha   incursionado   en   los   mercados   Orgánico   y de Comercio Justo . Hoy   en   día,   la   “Unión   Tosepan”    es   reconocida   en   el mercado     internacional     como     una     cooperativa     seria     y responsable,   ya   que   su   café   orgánico   es   conocido   y   apreciado en   Japón, Alemania   y   Holanda.   Los   socios   productores   de   café y    pimienta    se    sienten    felices    de    ver    sus    rostros    en    los empaques    de    café    llenos    de    canyis    (letras    japonesas)    y saberse   que   ellos   son   los   que   con   sus   manos   y   esfuerzos   han logrado   llegar   a   lugares   lejanos   para   compartir   una   bebida     revitalizante   con   aroma   de   sus   Kuojtakiloyan   (“jardines   del café”).            
Unión de Cooperativas Tosepan

Unión de

Cooperativas 

Tosepan

1977 - 2016 39 años de trabajo organizado
© Unión de Cooperativas Tosepan